En este instrumento tanto principiantes como expertos invierten bajo las mismas reglas, pero según su nivel de riesgo-retorno.

Santo Domingo, RD.- La inversión bursátil para muchos es un terreno complejo y elitista, en donde sólo convergen los inversores expertos y acaudalados. No obstante, la realidad es distinta. En este sector, especialmente la bolsa de valores, tanto los ‘grandes’ como pequeños o principiantes pueden invertir en función de sus posibilidades y objetivos trazados.

Para Iván Carvajal, director de Planificación Estratégica en Bolsa de Valores de la República Dominicana (BVRD), la Bolsa de Valores es una institución privada cuyo objetivo principal es ser el centro por excelencia de negociación entre inversionistas (personas como tú) e instituciones.

“Es el punto donde se unen los inversionistas (demandantes) y las instituciones (oferentes)”. El primero, explica Carvajal, busca opciones para invertir en activos alineados a sus propósitos, nivel de riesgo, rentabilidad y plazo. El segundo, necesita capital para desarrollar sus proyectos y, por ende, están dispuestos a remunerar con una tasa específica o rentabilidad a esos inversionistas que deciden formar parte.

Por tanto, “toda persona física o jurídica, o sea, una persona de a pie”, empresa o institución específica puede ser inversionista siempre y cuando, previamente, cree una cuenta de inversión”, enfatiza Carvajal, al sostener que para todos ellos la Bolsa tiene las mismas reglas.

Las cuentas se crean a través de los puestos de bolsa, que son los intermediarios que se encargan de hacer toda la parte de asesoría y acompañamiento al cliente. Además, deben tener licencia y estar inscritos en el registro nacional del mercado de valores y productos de la Superintendencia del Mercado de Valores en el país (SIMV).

“O sea, cada puesto de bolsa tiene una licencia y, por ende, está bajo la sombrilla de la regulación de la Superintendencia del Mercado de Valores, que a su vez estos puestos deben estar afiliados a la Bolsa de Valores”, especifica el especialista.

Primeros pasos

Todo ahorrador que desee invertir en la bolsa de valores, sobre todo si es novato, debe primero identificar su perfil inversionista, definir sus objetivos y conocer los instrumentos para empezar a invertir en valores bursátiles.

También debe contemplar los riesgos, según el instrumento y coyuntura. “Cuando se habla de riesgo es entender que en todo tipo de actividad económica hay riesgos, unos más que otros”, subraya Carvajal.

Añade que es importante estar consciente de que existen riesgos y que hay formas de mitigarlos a través del acompañamiento de profesionales acreditados que le ayudarán (bajos su propio apetito de riesgo) a tomar las mejores decisiones en torno al riesgo-retorno.

Advierte que si usted espera un alto retorno, el nivel de riesgo aumenta en algunos casos. En este punto, entender el mercado, tipo de inversión y entorno geopolítico es vital para minimizar el riesgo.

“Lo ideal es que tú por lo menos sepas que las informaciones están, en dónde buscarla y siempre tener una relación muy cercana con tu intermediario, el cual debe ser proactivo, que te entienda y vele por tus intereses”, detalla al exhortar a los principiantes a capacitarse, ya que este sector es dinámico.

Crisis inflacionaria

Ante la crisis inflacionaria que se vive a nivel global, surge la inquietud de ¿es confiable invertir en escenarios de volatilidad? La respuesta varía en función del perfil del inversionista, pues ante cualquier coyuntura habrá una “estrategia ganadora”.

Pero ¿hay gente que invierte en esta situación? ¿Hay gente que invierte cuando la situación está más clara? ¿Hay gente que no invierte en estas situaciones? y ¿Hay gente que invierte cuando las ‘cosas’ están más calmadas? Para Carvajal es un “sí” en todos los casos.

“Hay personas para todo. Hay apetito de riesgo para todo, hay momento para todo y hay estrategia para todo momento. Entonces, la persona decidirá, tomando en cuenta la volatilidad actual”, recalca.

¿A partir de cuánto se debe invertir?

La partida inicial para un inversionista primerizo dependerá de varios factores: la oferta, su perfil inversionista y el intermediario. Aunque se puede comenzar a invertir desde el presupuesto más modesto.

Entonces, ¿puede una persona con RD$10,000 entrar? “Si me preguntas a mi (Iván) le recomendaría a la gente que por lo menos en su primera inversión reúna un capital entre RD$30,000 y RD$50,000, eso es Iván, la persona”, responde.

Sin embargo, el especialista en bolsa de valores reconoce que hay inversiones más pequeñas, pero que la cantidad a invertir también depende de la política de los puestos de bolsa en el país.

“Por ejemplo, hay puestos de bolsa que te dicen: Mira conmigo el mínimo de inversión (si eres primerizo) debería ser RD$30,000 o RD$50,000, mientras que otras el mínimo es RD$100,000”, cita.

Varios expertos aconsejan comenzar a invertir de poco en poco, con el objetivo de ir ganando experiencia y formación. Aunque para Carvajal no solo se trata de ir haciendo de ‘poquito’.

“Más que empezar poco a poco es que tú sientas que todas tus preguntas están respondidas y que quien te está acompañando es un profesional que va a velar por los mejores intereses suyos”, enfatiza.

Plazos

Los plazos van a depender. “O sea, hay más de 300 instrumentos financieros aquí en el mercado para invertir, por tanto, dependerá de su decisión y cuáles instrumentos se quiere”, refiere el experto.

Respecto a tener liquidez inmediata, Carvajal destaca que existe el mercado secundario. Es decir, que todas las emisiones de largo plazo se pueden vender, por ende, usted no tendría que esperar hasta el vencimiento para recibir su inversión.

Pero tenga presente que al vender puede suceder tres escenarios: Primero, ganancia cuando el precio al que usted adquirió ganó valor en el mercado. Segundo, pérdida cuando el precio del activo pierde valor y, tercero, punto de equilibrio cuando solo recibes el capital invertido con los intereses generados.

Pautas a seguir

Informarse. Indague sobre el instrumento al que desea invertir. Acceda a las páginas de la SIMV y la BVRD. Conozca la característica de su instrumento (garantía, calificación de riesgo, monto mínimo de inversión, rendición anticipada…).

Hazte acompañar. Guíese de un experto. Para verificar que su licencia esté al día compruebe en la página web de la SIMV, por puesto de bolsa y administradora de fondos de inversión.

Empresa confiable. También corrobore que la empresa esté registrada y afiliada a la Bolsa de Valores.

Ver las opciones. Compruebe que el instrumento ofrecido se ajuste a sus objetivos a corto, mediano y largo plazo y al apetito de riesgo.

Empezar. Nunca es tarde para empezar a invertir en este sector. No hay límite de edad. Pero no debe volarse el proceso.

Diversificar. A partir de un monto específico, usted puede hacer una estrategia de diversificación de sus ahorros, preferiblemente a medida que vaya aumentando su capital.

Autor

Comparte la Noticia:

Por El Dinero