Las autoridades monetarias toman medidas urgentes para frenar alzas de precios.

Santo Domingo, RD.- Latinoamérica ve con cautela un futuro cercano con incertidumbre y se está preparando para cualquier eventualidad. En momentos en que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) aumentó los tipos de interés del país en 25 puntos básicos, hasta situarlos en un rango objetivo de entre el 0.25% y 0.50%, los bancos centrales de América Latina incrementan sus tasas de interés en un intento de amortiguar el impacto que esa decisión implique.

Entre los últimos que efectuaron acciones de esta índole fueron República Dominicana y Costa Rica. Mientras el primero incrementó en 50 puntos básicos su tasa de interés de política monetaria (TPM), pasando de 4.50% a 5.00% anual, el segundo aumentó en 75 puntos base y la ubicó en 2.50% anual.

La TPM es el principal instrumento de política monetaria utilizado por los bancos centrales que implementan el esquema de metas de inflación. El objetivo es garantizar la estabilidad de los precios, el flujo de capital y el crecimiento económico.

Tasa de política monetaria en América Latina

En la región, de 11 países que tienen metas de inflación como régimen de política monetaria, solo uno no ha cambiado su estrategia frente al contexto internacional de subida de precios. Se trata de Guatemala, donde la Junta Monetaria acordó mantener la tasa de interés líder de política monetaria en 1.75%, porcentaje que se conserva desde hace 22 meses consecutivos (junio de 2020), según dieron a conocer autoridades del Banco de Guatemala (Banguat), medida que podría variar tomando en cuenta que las demás naciones variaron sus tasas de interés.

Mientras, en los últimos meses, países como Brasil anunciaron grandes y aceleradas alzas en sus tasas de interés. A excepción de Argentina, esa es específicamente la nación con la más alta hasta el momento (10.75 de acuerdo con Datos Selectos de Banca Central del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos – Cemla –) y prevé seguir creciendo.

A la fecha se anunció que el Banco Central de Brasil (BCB) se dispone a subir nuevamente en al menos un punto porcentual, hasta 11.75%, según previsiones del mercado, esto por una inflación que no cede y agravada por la guerra en Ucrania. Solo desde marzo de 2021, cuando el tipo de interés del país era del 2%, el Comité de Política Económica (Copom) del BCB elevó la tasa de interés clave en un total de 875 puntos básicos. Por su parte, la tasa de inflación se elevó en febrero desde el 10.38% hasta el 10.54% interanual (su objetivo de inflación se encuentra en 3.50 ± 1.5%).

Medidas similares tomó México, que subió sus tipos de interés 0.5 puntos, desde el 5.5% hasta el 6% anual en medio de una inflación en 7.28%, la más alta en 20 años. En cuanto a Chile, el TPM se posiciona en 5.50%, aunque medios reseñan que el Banco Central de Chile subiría al 7% en su reunión de marzo, en un acelerado retiro del estímulo monetario ante la galopante presión inflacionaria. Según los datos disponibles, el 2021 cerró con una inflación que alcanzó el 7.2%, la más alta en 14 años. Esta cifra está muy por encima del rango de tolerancia del Banco Central de entre el 2% y 4%.

Colombia vive un panorama similar. Subió su tasa de interés de política en un punto, desde el 3% hasta el 4% anual con una inflación que la duplica en 8.01%. En Perú, que completa cinco de las más grandes economías latinoamericanas con bancos centrales independientes, el Banco Central de Reserva acordó elevar la tasa de interés de referencia en 50 pbs. a 4.0%. Su inflación a 12 meses se encuentra en 6.15%.

Otras naciones que comparten el esquema de metas de inflación son Uruguay, Paraguay y Jamaica. El Banco Central del Uruguay aumentó en 75 puntos básicos la tasa de política monetaria hasta 7.25%, con el fin de “acentuar los esfuerzos” para la convergencia de la inflación (8.15% interanual) y el “anclaje de sus expectativas” a 24 meses que “continúan fuera del rango meta” (3-7%), estableció la entidad monetaria en un comunicado divulgado tras la reunión del Copom.

En el caso Paraguay, con una inflación que se ubicó en un 9.3% en febrero, el mayor índice registrado en más de una década, el Banco Central informó que el Comité de Política Monetaria (CPM) decidió por unanimidad aumentar la tasa de interés de política monetaria en 25 puntos básicos, ubicándola en 5.75% anual.

Jamaica, por su parte, de acuerdo con datos del Cemla, la TPM subió 25 puntos y se ubicó en 5.75% con una inflación que alcanza 9.60%. Todos estos aumentos se dieron en el marco del anuncio del comité de la FED, donde admitieron que enfrentan una “expansión diferente” de la inflación, razón para subir los tipos de interés en la reunión de marzo, “asumiendo que las condiciones sean las adecuadas para hacerlo, pero seguimos con los ojos puestos en todos los riesgos”, indicó el presidente de la institución, Jerome Powell.

En Estados Unidos, la tasa interanual de inflación registró en diciembre un 7%, dos décimas por encima de la de noviembre de 2021 y se convirtió en la cifra más alta registrada desde 1982, según la Oficina de Estadísticas Laborales del país.

En ese contexto, los bancos centrales de República Dominicana y la mayoría de los países de América Latina están implementado un plan de normalización monetaria para contrarrestar las presiones inflacionarias de origen externo.

Los precios de las principales materias primas aumentaron de forma importante, especialmente del petróleo que superó los US$90 por barril y de otros bienes primarios alimenticios como el maíz, el trigo y la soya. Tal como detalla el BCRD, los precios se ven afectados por el incremento extraordinario del costo de fletes de mercancías, que pasó de US$2,000 por contenedor previo a la pandemia hasta llegar a un máximo de aproximadamente US$20,000 por contenedor para los fletes desde China.

Con el tiempo se espera que una disminución del consumo, además de incentivar el ahorro. En este punto es importante recordar que el propósito del Banco de la República es impulsar el crecimiento económico.

Ancla en el tipo de cambio (USD)

De acuerdo al Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla), Honduras se encuentra en proceso de establecer metas de inflación como objetivo de política monetaria. Según el documento “Revisión Programa Monetario 2020-2021 Julio”, la meta de inflación es de 4 ±1% para la variación porcentual interanual del IPC a diciembre.

En 2021, el BCH mantuvo la tasa de política monetaria en el 3%. En el caso de Nicaragua, el Banco Central decidió mantener su tasa de referencia de reportos monetarios (TRM) en un nivel de 3.5 por ciento. La TRM nominal corresponde a la tasa de operación diaria en córdobas sin mantenimiento de valor.

Autor

Comparte la Noticia:

Por El Dinero