Cuando una familia utiliza una disciplina punitiva con golpes, pelas y sermones es una forma de crianza abusiva que buscamos desmontar en la Terapia Familiar, enseñándoles nuevas herramientas para educar a los hijos

 Es un proceso que se va aprendiendo de semana en semana y que se acompaña de tareas para la casa.

La pregunta clave es por qué los padres terminan golpeando a sus hijos o sermoneando e insultando sin control, en discusiones interminables?

Pierden el control emocional, no tienen paciencia o tolerancia y la ira y el enojo los controlan. En ese estado viene el abuso físico y el maltrato psicológico que daña  la autoestima de sus hijos.

El primer paso para que los padres eduquen con Disciplina Positiva, sin golpes, ni sermones, es controlar sus emociones. La ira y la rabia no son buenos compañeros.

Nos debemos comprometer a no golpear a nuestros hijos y a no sermonearlos bajo ninguna circunstancia. Con ellos debemos razonar, con buen control emocional. Aplicar consecuencias por las malas conductas, sean naturales o lógicas. Y ver cada error como oportunidades de aprendizaje.

En la Terapia Familiar le vamos enseñando a los padres las diferentes técnicas de la Disciplina Positiva y se trabaja con los niños y adolescentes para mejorar la relación entre hermanos y se les enseña a los padres a ejercer autoridad y disciplina sin maltratar, siempre con mucho amor.

Condenamos la mala conducta no al niño o adolescente. En síntesis vamos creando una disciplina basada en la firmeza y el amor. Con reglas, rutinas, respeto a la jerarquía y un ambiente afectivo.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.