El planeta gigante se podrá ver más grande de lo habitual en la zona de la constelación de Piscis y será el tercer objeto más brillante del firmamento.

El mayor planeta del sistema solar, Júpiter, se situará este lunes en su punto de máximo acercamiento a la Tierra en décadas. Asimismo, se encontrará al mismo tiempo en oposición al Sol, es decir, el gigante estará alineado también con nuestra estrella, pero con esta al lado opuesto a nuestro planeta.

Júpiter se encuentra en estos momentos a 3,95 unidades astronómicas de la Tierra (591,2 millones de kilómetros), la distancia más corta en al menos 59 años, desde octubre de 1963, calcularon los astrónomos del Planetario de Moscú.

Esta situación se llama ‘gran oposición’ y es ventajosa para observar como nunca al gigante gaseoso durante toda la próxima noche. Júpiter se elevará bastante sobre el horizonte en el hemisferio norte y también se lo podrá ver desde el hemisferio sur, en ambos casos cerca del ecuador celeste, en la zona de la constelación de Piscis.

La NASA revela los aspectos más intrigantes de la atmósfera de Júpiter

La NASA revela los aspectos más intrigantes de la atmósfera de Júpiter

El brillo del planeta ha aumentado este septiembre hasta un valor de magnitud -2,9, lo que “lo convierte en el tercer objeto más brillante en el cielo nocturno después de la Luna y Venus”, explicaron desde el planetario ruso. De esta manera, afirmaron, “no se puede pasar por alto” a Júpiter, que brillará en el anochecer y durante la noche entera desde el lado sudoriental del horizonte.

Técnicamente, el perihelio, el momento de máximo acercamiento entre Júpiter y el Sol, no ocurrirá hasta enero próximo, señala el sitio web EarthSky. Sin embargo, la Tierra estará para ese entonces en otro punto de su órbita, lejos de alinearse con ambos objetos celestes.

Kel Elkins / NASA

Según dijo hace unos días el astrofísico investigador del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA Adam Kobelski, bastará con armarse con unos buenos binoculares para poder observar al menos la banda central y tres o cuatro de las múltiples lunas (satélites galileanos) de Júpiter. Para divisar la Gran Mancha Roja y otras bandas, Kobelski recomienda utilizar un telescopio de al menos cuatro pulgadas y agregar unos filtros de color verde a azul para lograr captar más detalles. 

Los cálculos astronómicos indican que una oposición con Júpiter volverá a ocurrir el 3 de noviembre de 2023, esta vez en la constelación de Aries. El gigante gaseoso tendrá la misma magnitud, pero su diámetro visible será menor, ya que estará algo más lejos de nuestro planeta. Una gran oposición tan cercana como la de este lunes no se repetirá hasta 2129, dentro de 107 años, lo que convierte el evento actual como totalmente único dentro de una vida humana.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.