En las relaciones existen sencillas reglas que violamos y el resultado viene a ser fatal, trayendo como resultados, relaciones rotas de personas que una vez se amaron tanto. Los hijos marcados para siempre por la separación de los padres.

Incapaces de comprender a nuestros hijos cosechamos falta de independencia y adicciones. Agresividad entre hermanos que ven como modelo la agresividad de los padres. La pareja sirve de modelo para las futuras relaciones de los hijos.

Lo ideal sería que dos personas puedan tener un proyecto común, combinando su individualidad con los intereses de ambos. Se espera que podamos entender sencillas reglas como respetar a nuestra pareja y poder comunicarse como lo harían dos personas que se consideran.

En el trabajo con parejas observamos mucho irrespeto en la comunicación y la ausencia de flexibilidad para que ambos se pongan de acuerdo. La falta de respeto a las creencias y a la familia de origen es común en parejas con conflictos.

Si no logramos ganar la confianza de la familia de nuestra pareja, es difícil tener éxito en el matrimonio. Respetar y conectar con la familia de nuestra pareja es una regla muy sencilla, pero que es violada con frecuencia.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.