El libertador Simón Bolívar, posiblemente, pernoctó en Azua, en uno de sus viajes hacia Haití. El inicio lo da el distinguido intelectual y político Arturo Logroño, quien al establecer los vínculos que nos unen con los venezolanos, dijo que incluso Simón Bolívar había dormido en el regazo de una hermosa mujer azuana. Además, el escritor de Cien Años de Soledad y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, afirmó que una dama dominicana, de nombre María Cobier, fue uno de los grandes amores en la vida del Libertador. Y efectivamente. Según el intelectual ocoeño-azuano, William Mejía, esta mujer sí que era dominicana, y nativa de Azua. Su nombre era María Cambier, no Cobier, como dice García Márquez, y vivía con su familia en una casa que se levantaba en la hoy esquina formada por las calles “Emilio Prud´ Homme” y “19 de Marzo”.

Se sabe que el libertador Simón Bolívar visitó Haití dos veces, en busca de apoyo logístico para su empresa libertaria americana; una, desde el 24 de diciembre de 1815, hasta el 30 de marzo de 1816, y la otra, en octubre de 1816, cuando ya Petión era presidente vitalicio del Haití del Sur.

Se presume que durante estas visitas a los haitianos, Bolívar pudo haber entrado por tierra o por mar a esta parte de la isla, de manera subrepticia, para realizar contactos o para conocer  de cerca la situación de esta colonia española. Y es plausible la opinión que considera la posibilidad de que Bolívar pudo haber estado algún tiempo en tierra azuana.

Esto se deduce porque varios historiadores mencionan a una mujer dominicana que fue muy amada por el Libertador. La prueba está en un discurso pronunciado en San Cristóbal, por el distinguido intelectual y político Arturo Logroño, quien al establecer los vínculos que nos unen con los venezolanos, dijo que incluso Simón Bolívar había dormido en el regazo de una hermosa mujer azuana.

Además, recuérdese que el escritor Gabriel García Márquez ha dicho que una dama dominicana, de nombre María Cambier, fue uno de los grandes amores en la vida del Libertador.

La posibilidad de que Bolívar haya estado en la parte española no parecería tan descabellada, si se asumen los siguientes datos:

Después de la pérdida de Cartagena, hecho ocurrido el 6 de diciembre de 1815, los bolivarianos salieron hacia diversos puntos, para guarecerse de la persecución, y según las partes oficiales de mediados de enero, que llegaron a esta colonia desde Cuba, Riohacha y Puerto Cabello, se alertaba a las autoridades españolas en el sentido de que Bolívar y sus hombres tenían esta isla como uno de sus destinos.

Otro hecho relevante fue el apresamiento en Punta Salinas de una goleta española, por parte de dos buques bolivarianos, que fueron alejados de las costas sureñas por una expedición que vino desde la capital hasta la Bahía de Ocoa, el 18 de enero, al mando del oficial Vicente de Soto. Y Bolívar salió de Haití, con otros generales, el 30 de marzo, por el puerto de Los Cayos, con diez buques bien armados, rumbo a la isla venezolana de Margarita; por lo que, en este primer viaje, tuvo tiempo suficiente para haber visitado esta parte no una sino varias veces, mientras Petión le aportaba los recursos que requería para continuar su empresa.

Juan Bosch niega que esta mujer fuera dominicana, y asegura que la misma era haitiana; ya que, según afirma, no se ha detectado todavía en la historia de ese tiempo, ni una sola familia de esta parte de la isla emigrada para Jamaica. (Juan Bosch) “Bolívar y la Guerra Social”. (Pag. 147).

Lo cierto es que, según investigaciones recientes, realizadas por el intelectual William Mejía, esta mujer sí que era dominicana, y nativa de Azua. Su nombre era María Cambier, no Cobier, como dice García Márquez, y vivía con su familia en una casa que se levantaba en la hoy esquina formada por las calles “Emilio Prud´ Homme” y “19 de Marzo”.

Y si no fue durante esas visitas que Bolívar conoció a la azuana, cabe entonces la siguiente especulación: es posible que esta dama se hubiese ido con su familia para Cuba, a raíz de la ocupación de Toussaint Louverture, en 1801, cuando tenía apenas 8 ó 10 años de edad. De allí pasaría la familia a Jamaica, en donde Simón Bolívar la conoció, y en donde convivió con ella a partir de 1810 ó 1812. Más tarde, parte de la descendencia de estos Cambier volvería a República Dominicana, después de la proclamación de la Independencia Nacional.

A esta descendencia pertenecía el prestante munícipe azuano Enrique Cambier, quien aparece como regidor del Ayuntamiento de Azua en 1886.

Se recuerda que cuando José Núñez de Cáceres proclamó la Independencia Efímera, en 1821, quiso ponerse bajo el protectorado de “La Gran Colombia”, proyecto libertario que encabezaba Simón Bolívar. Pero Bolívar no aceptó la propuesta, debido a que tenía negociaciones con los haitianos desde 1816.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.