Un observador de aves tomó fotografías de la especie en el país sudamericano, que anteriormente fue vista en 2010.

El raro colibrí de Santa Marta fue visto recientemente por un observador de aves en Colombia, tras permanecer desaparecido por una década, reporta Guardian.

El ave, que vive en la cordillera de Sierra Nevada de Santa Marta, fue encontrada por primera vez en 1946, sin embargo, los científicos lograron tomar sus fotografías solo en 2010. Tras su período de ausencia, los ornitólogos llegaron a pensar que la especie se extinguió a medida que los bosques fueron talados.

No obstante, el ‘Campylopterus phainopeplus’ fue redescubierto por Yurgen Vega, quien trabajaba con las organizaciones conservacionistas Selva, ProCAT Colombia y World Parrot Trust, para examinar las aves endémicas de esa zona montañosa.

Vega afirmó que aunque fue “una completa sorpresa”, cuando vio por primera vez al colibrí inmediatamente pensó en el ‘Campylopterus’ de Santa Marta. “No podía creer que me estuviera esperando allí para sacar mi cámara y comenzar a tomar fotografías. […] Una vez que vimos las imágenes, supimos que era verdad”, relató.

La especie fue incluida en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza como ave en peligro de extinción, y en el Top 10 de la lista de animales “más buscados” de la organización conservacionista Re:wild’s Search for Lost Birds. Esta especie de colibrí es tan rara que el director de divulgación de especies amenazadas de American Bird Conservancy, John Mittermeier, asegura que hallarlo fue “como ver un fantasma”.

El siguiente paso, según Esteban Botero-Delgadillo, director del programa científico Selva: Investigación para la conservación en el Neotrópico, será “salir y buscar poblaciones estables de esta especie, tratando de comprender mejor dónde ocurre y cuáles son las amenazas más críticas en el sitio”. El experto está seguro que sin la examinación profunda no se puede salvar la especie: “es el conocimiento lo que impulsa la acción y el cambio, no es posible conservar lo que no entendemos”.

Sierra Nevada de Santa Marta es el hogar para muchas especies raras de diferentes animales, incluso para 24 tipos de aves que únicamente habitan allí. A pesar de eso, solo el 15 % del bosque del área está intacto. Los científicos esperan que el reciente descubrimiento ayude a preservar el hábitat local.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.