Los investigadores advierten que el fenómeno representa un serio problema para la diversidad biológica marina.

El calentamiento sistemático de masas de agua en el noreste del océano Pacífico no es resultado de variaciones climáticas naturales, sino el efecto de las actividades humanas sobre el planeta, concluye un reciente estudio realizado por investigadores alemanes.

Durante los últimos 20 años se registraron 31 ondas marinas de calor en la región mencionada, cifra que contrasta con las nueve detectadas entre 1982 y 1999, señalan los científicos del Instituto Oceanográfico de la Universidad de Hamburgo en su artículo publicado en la revista Communications Earth and Environment.

Descubren el fenómeno que originó el "excepcional" tsunami que se extendió por casi todo el planeta tras la erupción del volcán en Tonga

Descubren el fenómeno que originó el “excepcional” tsunami que se extendió por casi todo el planeta tras la erupción del volcán en Tonga

El estudio indica que el calentamiento de esta parte del océano tuvo consecuencias devastadoras entre 2014 y 2015: la productividad marina se debilitó, abundaron algas tóxicas, y se registraron muertes masivas de aves y mamíferos marinos. Además, dicho evento provocó graves sequías en la costa oeste de Estados Unidos, recoge Phys.org.

La onda de calor marino más reciente duró tres años, entre 2019 y 2021, y elevo las temperaturas marinas hasta 6 °C por encima de la media.

El equipo científico culpa a las emisiones de gases de invernadero de origen antropogénico por este fenómeno, señalando que la probabilidad de que se surgiera sin influencia humana es de menos del 1 %.

“Esta piscina en calentamiento seguirá aumentando la temperatura del agua en el futuro, incrementando tanto la frecuencia como la intensidad de las ondas de calor marinas locales. El aumento drástico de la temperatura media del agua está empujando los ecosistemas a sus límites”, explicó Armineh Barkhordarian, uno de los autores del estudio. 

El investigador advierte que una mayor frecuencia e intensidad de estas ondas “supone una amenaza tremenda a la biodiversidad” y puede “empujar a los ecosistemas marinos más allá del punto de inflexión, después del cual ya no podrán recuperarse”.

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.