Los cuentos matemáticos son elementos metodológicos que propician el despertar de la imaginación, la fantasía, la creatividad y la autonomía de los aprendices.

Además, como recursos valiosos que promueven la participación y cooperación de todos los estudiantes, ayudan a trabajar la diversidad de atención y la capacidad de interpretación (Marín Rodríguez, 1999).

Romero (2015), define el cuento como “un relato breve con incidentes imaginarios, y un desarrollo argumental sencillo, en el |que los personajes ejecutan una serie de actos, con un final imprevisto, aunque adecuado al desenlace de los hechos”.

En tal sentido, se debe promover el arte de crear y contar cuentos desde muy tempranas edades para que los niños puedan desarrollar el gusto por las matemáticas, cambiando el estereotipo de difícil y complicada a una ciencia que divierte y entretiene.

 Pues esta estrategia sienta las bases para la construcción de herramientas maravillosas que sirven para organizar y comunicar ideas, pensamientos e informaciones de manera coherente y eficaz, a través de espacios de aprendizajes idóneos.  

En ese sentido, Marín Rodríguez (1999) presenta varias razones que justifican la implementación de los cuentos como estrategia para el aprendizaje de conceptos matemáticos, dentro de ellas el autor resalta: sirve como un medio comunicativo que facilita la comunicación entre docente/narrador y discente/oyente; permite hacer uso de la fantasía de los niños, de la creatividad e imaginación, a la vez que las potencia; facilita la unión del significado cognitivo con el afectivo; educación transversal, uniendo las “frías matemáticas” con los valores difundidos a través del cuento; despierta sentimientos de simpatía en el niño/a para que comience a construir su estructura lógica-matemática con gusto y entusiasmo; y por último, la enseñanza de las matemáticas se realizará de acuerdo con un elemento usual en el entorno lúdico del niño, haciendo que disfrute aprendiendo matemáticas. 

Importancia y utilidad de los cuentos

A través del “encanto mágico” de los cuentos se logra establecer conexiones entre las capacidades psicoevolutivas y características de los educandos. 

En ese sentido, los cuentos constituyen recursos valiosos para trabajar cualquier contenido en las aulas, incluyendo las matemáticas desde donde se pueden desarrollar múltiples competencias fundamentales y específicas, a partir de la implementación de esta estrategia. 

Las funciones principales del cuento como recurso didáctico, siguiendo a Pérez (2013), se pueden resumir en las siguientes: Guía de aprendizaje para organizar información y transmitir conocimientos; Ayuda para ejercitar y desarrollar habilidades y Generador de interés y motivación.

Conclusiones

Sin dudas, podemos reiterar que el cuento es una herramienta poderosa para la construcción de conceptos matemáticos que puede transformar los ambientes de aprendizajes, dando espacio a la creatividad, innovación y a la motivación de los estudiantes. 

Uno de los aspectos más interesantes de esta estrategia, es que en un cuento de 10 minutos pueden enseñarse y asimilarse contenidos que de otra forma pudieran tardar semanas en aprenderse. 

Por: Elvido Delgado Delgado     

El autor es Docente de Matemáticas en el Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña (Recinto Urania Montás) y la Universidad Tecnológica Del Sur (UTESUR). Además, es Técnico en la Regional de Educación 03 Azua. Email: Elvidodelgado@gmail.com

Comparte la Noticia:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.